Tagged: humor

Los mayores 100 «problemas del primer mundo», recopilados en vídeo

Scooter Magruder grabó esta gran recopilación de 100 problemas del primer mundo: esa expresión de moda para todos los irónicos «horribles problemas» que padecemos los que vivimos en países altamente industrializados, capitalistas y tecnológicos, pero que si pensáramos dos segundos sobre ellos diríamos… ¡Vaya tontá!

Casi la mitad de ellos tienen que ver con la tecnología moderna, Internet y dispositivos como los móviles, los electrodomésticos y los ordenadores. Un diez o veinte por ciento se deben a la mera existencia de Justin Biber; el resto son más mundanos y banales.

Algunos de mis «problemas del primer mundo» favoritos, que todo el mundo reconocerá como auténticos clásicos, son estos:

  • Tienes demasiados mandos a distancia en casa
  • Te han invitado a demasiados eventos en Facebook
  • El tono de llamada del móvil de tu amigo es un coñazo
  • El microondas no deja de hacer bip bip hasta que abres la puerta
  • La aplicación x sólo existe para iPhone
  • La aplicación x sólo existe para Android

# Enlace Permanente

More

El hombre del saco empezará a cobrar por las bolsas

El hombre del saco cobrará las bolsas de plástico en todas las visitas nocturnas que haga a los niños malos a partir del próximo 23 de febrero. El popular personaje, protagonista de las pesadillas de los más pequeños, se suma así a la tendencia marcada por los grandes establecimientos de cobrar las bolsas de plástico para intentar reducir su consumo con fines medioambientales. Carrefour abrió la batalla en 2009 y poco después le han seguido otras cadenas. El precio será de cinco céntimos de euro por unidad para las bolsas tradicionales y de 50 para las reutilizables. Estas últimas son especialmente eficaces para aquellos niños tan malos que hagan necesario asustar con regularidad. De estas últimas, el hombre del saco ofrece dos modelos: una de color negro y otra verde, con la cara de un malvado ogro serigrafiada.

Esta decisión se enmarca dentro de la política medioambioental puesta en marcha por el Gobierno, que obligará a otros monstruos a ponerse al día en materia de ecología. Hasta hace poco, cada vez que el hombre del saco se llevaba a un niño a su guarida se desperdiciaba una bolsa. Las autoridades consideran que es preferible empezar a usar bolsas reutilizables o bien cobrar por las bolsas, con tal de concienciar. El hombre del saco consume un total de 5.000 bolsas de plástico al año, de las que solo recicla un 10%.

“Cuando nuestro hijo se portaba mal y llamábamos al hombre del saco, éste se lo llevaba un tiempo, asustaba al niño un poco y luego nos lo devolvía en la bolsa de plástico. No es justo que empiecen a cobrar por la bolsa de plástico, porque aquí ya las reutilizábamos para bajar las botellas de cristal al reciclaje o llevarnos los tupperwares a la oficina. Además, tampoco es que el hombre del saco esté usando unas bolsas de esas buenas, sino que usa unas bolsas feísimas de la basura, de las baratas sin asas ni nada”, explica un padre al uso.

Piden al hombre del saco que se compre una mochila Eastpack

El hombre del saco también ofrecerá bolsas térmicas para aquellos niños propensos a resfriarse durante los secuestros. Así, los padres que amenacen a sus hijos con el hombre del saco contarán con todas las garantías. Eso sí, las bolsas térmicas también se cobrarán, aunque servirán para otros menesteres “como por ejemplo tapar cadáveres en la carretera, tejer botas modernas para salir o guardar pizzas del doctor Oetker, Casa di Mama, etcétera, por lo tanto son una inversión”, explican desde Medio Ambiente.

“Yo lo que le recomiendo es que se compre una Eastpack y use la misma bolsa para todos los niños, o bien una maleta de esas con ruedas que por la calle van haciendo ‘cro, cro, cro’; así los niños malos le oirán acercarse y se portarán bien y se comerán el brócoli o se irán a dormir o lo que se les diga”, prosigue el padre al uso. “Francamente, a estas alturas no puede permitirse que el hombre del saco vaya con bolsas de plástico, los niños de hoy en día no se chupan el dedo y eso no asusta. Debería usar una agencia de mensajería, que con estos siempre corres el riesgo de no volver a aparecer nunca más. Así nuestras amenazas al llamar al hombre del saco no caerían en saco roto, nunca mejor dicho”.

Se sabe que el hombre del saco, que ha rehusado hacer declaraciones, padece graves problemas lumbares, producto de cargar “durante siglos” con el peso de generaciones y generaciones de niños. Por tanto, la opción del servicio de mensajería o la maleta con ruedas podría ser una vía para dar solución a sus problemas de salud y contentar a los padres que no están de acuerdo con empezar a pagar por las bolsas.

More

El hombre del saco empezará a cobrar por las bolsas

El hombre del saco cobrará las bolsas de plástico en todas las visitas nocturnas que haga a los niños malos a partir del próximo 23 de febrero. El popular personaje, protagonista de las pesadillas de los más pequeños, se suma así a la tendencia marcada por los grandes establecimientos de cobrar las bolsas de plástico para intentar reducir su consumo con fines medioambientales. Carrefour abrió la batalla en 2009 y poco después le han seguido otras cadenas. El precio será de cinco céntimos de euro por unidad para las bolsas tradicionales y de 50 para las reutilizables. Estas últimas son especialmente eficaces para aquellos niños tan malos que hagan necesario asustar con regularidad. De estas últimas, el hombre del saco ofrece dos modelos: una de color negro y otra verde, con la cara de un malvado ogro serigrafiada.

Esta decisión se enmarca dentro de la política medioambioental puesta en marcha por el Gobierno, que obligará a otros monstruos a ponerse al día en materia de ecología. Hasta hace poco, cada vez que el hombre del saco se llevaba a un niño a su guarida se desperdiciaba una bolsa. Las autoridades consideran que es preferible empezar a usar bolsas reutilizables o bien cobrar por las bolsas, con tal de concienciar. El hombre del saco consume un total de 5.000 bolsas de plástico al año, de las que solo recicla un 10%.

“Cuando nuestro hijo se portaba mal y llamábamos al hombre del saco, éste se lo llevaba un tiempo, asustaba al niño un poco y luego nos lo devolvía en la bolsa de plástico. No es justo que empiecen a cobrar por la bolsa de plástico, porque aquí ya las reutilizábamos para bajar las botellas de cristal al reciclaje o llevarnos los tupperwares a la oficina. Además, tampoco es que el hombre del saco esté usando unas bolsas de esas buenas, sino que usa unas bolsas feísimas de la basura, de las baratas sin asas ni nada”, explica un padre al uso.

Piden al hombre del saco que se compre una mochila Eastpack

El hombre del saco también ofrecerá bolsas térmicas para aquellos niños propensos a resfriarse durante los secuestros. Así, los padres que amenacen a sus hijos con el hombre del saco contarán con todas las garantías. Eso sí, las bolsas térmicas también se cobrarán, aunque servirán para otros menesteres “como por ejemplo tapar cadáveres en la carretera, tejer botas modernas para salir o guardar pizzas del doctor Oetker, Casa di Mama, etcétera, por lo tanto son una inversión”, explican desde Medio Ambiente.

“Yo lo que le recomiendo es que se compre una Eastpack y use la misma bolsa para todos los niños, o bien una maleta de esas con ruedas que por la calle van haciendo ‘cro, cro, cro’; así los niños malos le oirán acercarse y se portarán bien y se comerán el brócoli o se irán a dormir o lo que se les diga”, prosigue el padre al uso. “Francamente, a estas alturas no puede permitirse que el hombre del saco vaya con bolsas de plástico, los niños de hoy en día no se chupan el dedo y eso no asusta. Debería usar una agencia de mensajería, que con estos siempre corres el riesgo de no volver a aparecer nunca más. Así nuestras amenazas al llamar al hombre del saco no caerían en saco roto, nunca mejor dicho”.

Se sabe que el hombre del saco, que ha rehusado hacer declaraciones, padece graves problemas lumbares, producto de cargar “durante siglos” con el peso de generaciones y generaciones de niños. Por tanto, la opción del servicio de mensajería o la maleta con ruedas podría ser una vía para dar solución a sus problemas de salud y contentar a los padres que no están de acuerdo con empezar a pagar por las bolsas.

More

Don Simón fallece rodeado de cartones

La cirrosis ha podido finalmente con Don Simón, verdadero emblema de la sobremesa española que, pese al cariño de los incontables seguidores que cosechó, siempre se negó a escuchar las advertencias de los médicos y a vivir una vida acomodada, apurando las últimas horas de su existencia a la intemperie, entre cartones y al abrigo de Gazpacho, su perro fiel. “Todos nos acordamos de cuando Don Simón vino de Huelva. Era un individuo 100% natural. Su tez rosada y sus travesuritas de borracho permanecerán en la memoria de todos. ¿Quién no ha dicho alguna vez ‘Voy a comer con Don Simón’ y ha bajado a la calle para conversar con él en alguna esquina de la gran ciudad?”, ha declarado Alberto Ruiz Gallardón, quien siendo alcalde de Madrid siempre intentó que los ciudadanos pasaran con el viejo Simón el mayor tiempo posible.

“¿Ahora quién me indicará en el supermercado los estantes en los que puedo encontrar Granini hecho a base de zumo concentrado?”, se lamentaba otra de las admiradoras del anciano. Pese al dolor que ocasiona su pérdida, muchos recuerdan que el fallecido “era muy peleón”, aunque el carácter fuerte del anciano suele atribuirse al alcoholismo que ha acabado con su vida.

“Olía fuerte, te lo encontrabas por todas partes y se picaba enseguida, pero eso no lo hacía menos entrañable”, reconoce un asistente social. Añade, eso sí, que “últimamente todos tiraban de él, quizá por los envites de la crisis y la necesidad de desahogarse con quien tenemos más cerca. Desde luego, exprimirle a él era más barato que ir al psiquiatra, pero tanto va el cántaro a la fuente que al final se rompe”.

Los seguidores de Don Simón han acordado celebrar un minuto de bebercio en memoria del difunto, seguido de un solemne brindis colectivo.

More

Don Simón fallece rodeado de cartones

La cirrosis ha podido finalmente con Don Simón, verdadero emblema de la sobremesa española que, pese al cariño de los incontables seguidores que cosechó, siempre se negó a escuchar las advertencias de los médicos y a vivir una vida acomodada, apurando las últimas horas de su existencia a la intemperie, entre cartones y al abrigo de Gazpacho, su perro fiel. “Todos nos acordamos de cuando Don Simón vino de Huelva. Era un individuo 100% natural. Su tez rosada y sus travesuritas de borracho permanecerán en la memoria de todos. ¿Quién no ha dicho alguna vez ‘Voy a comer con Don Simón’ y ha bajado a la calle para conversar con él en alguna esquina de la gran ciudad?”, ha declarado Alberto Ruiz Gallardón, quien siendo alcalde de Madrid siempre intentó que los ciudadanos pasaran con el viejo Simón el mayor tiempo posible.

“¿Ahora quién me indicará en el supermercado los estantes en los que puedo encontrar Granini hecho a base de zumo concentrado?”, se lamentaba otra de las admiradoras del anciano. Pese al dolor que ocasiona su pérdida, muchos recuerdan que el fallecido “era muy peleón”, aunque el carácter fuerte del anciano suele atribuirse al alcoholismo que ha acabado con su vida.

“Olía fuerte, te lo encontrabas por todas partes y se picaba enseguida, pero eso no lo hacía menos entrañable”, reconoce un asistente social. Añade, eso sí, que “últimamente todos tiraban de él, quizá por los envites de la crisis y la necesidad de desahogarse con quien tenemos más cerca. Desde luego, exprimirle a él era más barato que ir al psiquiatra, pero tanto va el cántaro a la fuente que al final se rompe”.

Los seguidores de Don Simón han acordado celebrar un minuto de bebercio en memoria del difunto, seguido de un solemne brindis colectivo.

More

Don Simón fallece rodeado de cartones

La cirrosis ha podido finalmente con Don Simón, verdadero emblema de la sobremesa española que, pese al cariño de los incontables seguidores que cosechó, siempre se negó a escuchar las advertencias de los médicos y a vivir una vida acomodada, apurando las últimas horas de su existencia a la intemperie, entre cartones y al abrigo de Gazpacho, su perro fiel. “Todos nos acordamos de cuando Don Simón vino de Huelva. Era un individuo 100% natural. Su tez rosada y sus travesuritas de borracho permanecerán en la memoria de todos. ¿Quién no ha dicho alguna vez ‘Voy a comer con Don Simón’ y ha bajado a la calle para conversar con él en alguna esquina de la gran ciudad?”, ha declarado Alberto Ruiz Gallardón, quien siendo alcalde de Madrid siempre intentó que los ciudadanos pasaran con el viejo Simón el mayor tiempo posible.

“¿Ahora quién me indicará en el supermercado los estantes en los que puedo encontrar Granini hecho a base de zumo concentrado?”, se lamentaba otra de las admiradoras del anciano. Pese al dolor que ocasiona su pérdida, muchos recuerdan que el fallecido “era muy peleón”, aunque el carácter fuerte del anciano suele atribuirse al alcoholismo que ha acabado con su vida.

“Olía fuerte, te lo encontrabas por todas partes y se picaba enseguida, pero eso no lo hacía menos entrañable”, reconoce un asistente social. Añade, eso sí, que “últimamente todos tiraban de él, quizá por los envites de la crisis y la necesidad de desahogarse con quien tenemos más cerca. Desde luego, exprimirle a él era más barato que ir al psiquiatra, pero tanto va el cántaro a la fuente que al final se rompe”.

Los seguidores de Don Simón han acordado celebrar un minuto de bebercio en memoria del difunto, seguido de un solemne brindis colectivo.

More

Don Simón fallece rodeado de cartones

La cirrosis ha podido finalmente con Don Simón, verdadero emblema de la sobremesa española que, pese al cariño de los incontables seguidores que cosechó, siempre se negó a escuchar las advertencias de los médicos y a vivir una vida acomodada, apurando las últimas horas de su existencia a la intemperie, entre cartones y al abrigo de Gazpacho, su perro fiel. “Todos nos acordamos de cuando Don Simón vino de Huelva. Era un individuo 100% natural. Su tez rosada y sus travesuritas de borracho permanecerán en la memoria de todos. ¿Quién no ha dicho alguna vez ‘Voy a comer con Don Simón’ y ha bajado a la calle para conversar con él en alguna esquina de la gran ciudad?”, ha declarado Alberto Ruiz Gallardón, quien siendo alcalde de Madrid siempre intentó que los ciudadanos pasaran con el viejo Simón el mayor tiempo posible.

“¿Ahora quién me indicará en el supermercado los estantes en los que puedo encontrar Granini hecho a base de zumo concentrado?”, se lamentaba otra de las admiradoras del anciano. Pese al dolor que ocasiona su pérdida, muchos recuerdan que el fallecido “era muy peleón”, aunque el carácter fuerte del anciano suele atribuirse al alcoholismo que ha acabado con su vida.

“Olía fuerte, te lo encontrabas por todas partes y se picaba enseguida, pero eso no lo hacía menos entrañable”, reconoce un asistente social. Añade, eso sí, que “últimamente todos tiraban de él, quizá por los envites de la crisis y la necesidad de desahogarse con quien tenemos más cerca. Desde luego, exprimirle a él era más barato que ir al psiquiatra, pero tanto va el cántaro a la fuente que al final se rompe”.

Los seguidores de Don Simón han acordado celebrar un minuto de bebercio en memoria del difunto, seguido de un solemne brindis colectivo.

More

Don Simón fallece rodeado de cartones

La cirrosis ha podido finalmente con Don Simón, verdadero emblema de la sobremesa española que, pese al cariño de los incontables seguidores que cosechó, siempre se negó a escuchar las advertencias de los médicos y a vivir una vida acomodada, apurando las últimas horas de su existencia a la intemperie, entre cartones y al abrigo de Gazpacho, su perro fiel. “Todos nos acordamos de cuando Don Simón vino de Huelva. Era un individuo 100% natural. Su tez rosada y sus travesuritas de borracho permanecerán en la memoria de todos. ¿Quién no ha dicho alguna vez ‘Voy a comer con Don Simón’ y ha bajado a la calle para conversar con él en alguna esquina de la gran ciudad?”, ha declarado Alberto Ruiz Gallardón, quien siendo alcalde de Madrid siempre intentó que los ciudadanos pasaran con el viejo Simón el mayor tiempo posible.

“¿Ahora quién me indicará en el supermercado los estantes en los que puedo encontrar Granini hecho a base de zumo concentrado?”, se lamentaba otra de las admiradoras del anciano. Pese al dolor que ocasiona su pérdida, muchos recuerdan que el fallecido “era muy peleón”, aunque el carácter fuerte del anciano suele atribuirse al alcoholismo que ha acabado con su vida.

“Olía fuerte, te lo encontrabas por todas partes y se picaba enseguida, pero eso no lo hacía menos entrañable”, reconoce un asistente social. Añade, eso sí, que “últimamente todos tiraban de él, quizá por los envites de la crisis y la necesidad de desahogarse con quien tenemos más cerca. Desde luego, exprimirle a él era más barato que ir al psiquiatra, pero tanto va el cántaro a la fuente que al final se rompe”.

Los seguidores de Don Simón han acordado celebrar un minuto de bebercio en memoria del difunto, seguido de un solemne brindis colectivo.

More

Movistar aumenta un 80% la velocidad de sus facturas

Meses después de que la Asociación de Internautas certificara en un estudio que el acceso a la red de banda ancha en España se sitúa entre los más lentos y caros de la Unión Europea, los proveedores se ponen las pilas. El primero ha sido Movistar, que promete aumentar la velocidad de envío de sus facturas un 80%, situándose así a la cabeza en materia de gestión de cobros. “Sabemos que cuando nuestros clientes reciben una factura ya están pensando en cómo pagarán la siguiente. Queremos satisfacer esta demanda sin dejar de sorprender mes a mes, anticipando los continuos cargos imprevistos para que el cliente tenga tiempo de adaptarse a un mundo de constante ajetreo”, explica un portavoz de la empresa.

Se está estudiando incluso la posibilidad de ofrecer el pago por adelantado, aunque justamente la presencia en las facturas de cargos de última hora dificulta esta opción. “Cada factura es como un lienzo que nunca sabes cuándo termina. Siempre puedes añadirle un trazo aquí o allí, siempre hay recargos, suplementos, establecimientos de llamada… cada factura es un mundo”, reconocen desde Movistar, cuyo departamento de administración “se dedica a la pura artesanía”.

“Por mucho que recibas las facturas al día, lo raro es que las entiendas. Cuando ves el montante, lo primero que te sale es decir: ‘¡Pero qué coño es esto!’. Los clientes necesitan tiempo para entender, para asumir lo que se les está cobrando. En este sentido, se repiten los síntomas de Kübler-Ross: negación, depresión, aceptación e ira. Los psicólogos siempre contemplamos el factor tiempo para que tenga lugar este proceso y ahora Movistar también” explica la doctora Marín, experta en situaciones de estrés postraumático.

“Me di de baja y sigo pagando por inercia”

Como ejemplo de la importancia que tienen las facturas para los clientes, Movistar cita el caso de Paco P., que se fue a vivir al extranjero pero sigue pagando una conexión contratada en 1996 para un número que ni siquiera existe. “Apenas recibo cartas en español y no mantengo contacto con la gente de allí. Esas facturas me recuerdan de dónde vengo y me recuerdan también, por supuesto, por qué me fui”, declara Paco.

More

Page optimized by WP Minify WordPress Plugin